thumbnail_daenerys-6x10

 

El titular está ahí y solo con eso los lectores más fanáticos de la saga ‘Canción de Hielo y Fuego’ ya pueden abalanzarme sobre mí cual ejército de Caminantes en Casa Austera. He sido consciente de ello desde el momento en que he decidido poner este tema sobre la mesa. Pero, por favor, no me metáis cabezas de dragón en la cama, que su sangre sale fatal de las sábanas.

 

Aún así, voy a intentar explicarme. No quiero que George R.R. Martin saque ‘Vientos de Invierno’ antes de la emisión de la temporada 7 de ‘Juego de Tronos’, el próximo verano, y a ser posible hasta que la serie termine por completo. ¿La razón? Los spoilers, claro. Vayan por delante mis agradecimientos a los lectores que, en su mayoría, siempre han sido bastante más respetuosos en esta cuestión (a pesar de cierto tonito de superioridad moral por parte de algunos) que los solo espectadores. Pero lo siento, ‘Juego de Tronos’ ha superado a ‘Canción de Hielo Fuego’ y es justo que sea la ficción televisiva la que se cuente primero en toda su grandeza.

 

Es la serie la que ha dado al universo de Poniente la repercusión que hoy tiene y es la que se ha convertido en el mayor fenómeno popular de las últimas décadas. Y a ver, que algo sí que he leído de los libros y tampoco se puede decir que George R.R. Martin vaya a ganar alguna vez el Nobel de Literatura (besos, Murakami).

 

Así que yo planteo que George R.R. Martin deje de atormentar a sus seguidores con fechas de lanzamiento en constante retraso y posponga definitivamente la publicación de los libros que quedan hasta después del fin de la serie. Total, los vais a comprar igual, los vais a leer igual y él se va a forrar igual. Y ya se guardará Don Jorge de cambiar esto aquí y esto allá para que las novelas tengan las suficientes diferencias para que el dinero no sea en balde.

 

Sin embargo la serie de televisión nunca se ha disfrutado tanto como en la sexta temporada, cuando la alargada sombra de los libros no ha impedido dar rienda suelta a los más minuciosos análisis de los episodios y a lanzar las más locas o agudas teorías sobre qué estaría por pasar. Antaño, cuando los espectadores tratábamos de hacer nuestras hipótesis siempre veía un lector a cortar el rollo, bien con un “qué equivocado estás pero mejor no te digo nada”, un “uyuyuy, no te imaginas quién va a morir, ya verás, YA VERÁS” o simplemente moviéndonos el dedito tal que así:

 

sd

 

Yo tengo la teoría de que los jefazos de la serie tienen el mismo deseo que yo y por eso lo tienen todo el día de arriba abajo, de convención en convención, que si come jabalí, que si bebe hidromiel… a ver si así lo distraen. Es más, creo firmemente que debe haber entre ellos algún contrato secreto para que deje a la serie contar su historia antes de que salgan los libros. Con un cheque ENORME de por medio. Pero esto, queridos westeros, entra en el terreno de la pura conspiranoia sin base alguna. Mientras se confirma, yo seguiré temiendo que lleguen los libros antes que los nuevos episodios. Y defendiendo a Benioff y Weiss a capa y espada.

 

Habrá quien piense que es injusto. Que los lectores estaban antes, sí, pero los espectadores somos más. Y los primeros estuvieron en el Trono durante cinco temporadas, ahora nos toca a nosotros gritar: ¡DRACARYS!

ssa

 

Álvaro Onieva

Seguir a Álvaro en Twitter: @alvaroonieva